Democratizar la sociedad. Pensar la pobreza en términos multidimensionales implica también ver así su superación. El concepto de progreso multidimensional (PNUD 2016) propone el bienestar más allá del ingreso, y valorar las desigualdades por razones de género, raza, orientación sexual, edad o territorio, en las poblaciones situadas por debajo y por encima de la línea de pobreza por ingresos. A diferencia de quienes igualan crecimiento económico con desarrollo y suponen un crecimiento incesante, esta idea fundamenta que nada que disminuya los derechos de las personas, ni la sostenibilidad ambiental puede ser progreso. Las teorías del derrame han fracasado. Los conceptos de desarrollo y de progreso deben ser rediscutidos, lejos del modelo de la postguerra y la vieja Alianza para el Progreso. Enfrentar la pobreza en sus muchas dimensiones significa situarla en las luchas de democratización/concentración de nuestras sociedades.

Democratizar la sociedad y el Estado es el principal desafío de este tiempo.

En el asentamiento La Farola del Cerro 70 familias subsisten con una canilla de agua. No lo olvidemos. Hay demasiadas Farolas.